Nuestras reseñas

“Hay ciertas reglas a las que hay que atenerse en la vida, y la vida se vuelve así incolora y opaca”. Son palabras de la protagonista de esta novela, y condensan en una sola frase su argumento central. Está, por supuesto, hablando de sí misma: una mujer madura, ama de casa, esposa y madre, que narra un día a día tan anodino como metódico, en el período de una semana.

Bien acomodada en su vida, aparentemente perfecta, va relatando detalles de sus rutinas en los que continuamente revela su burla manifiesta hacia las convenciones sociales, las normas de convivencia y todas esas costumbres a las que ella misma se somete. De vez en cuando se refiere a un hecho sucedido años atrás al que ni ella ni su marido aluden en el presente: una repentina e inexplicable sordera la lleva a retirarse a una casa en el bosque, en un largo y extraño proceso de curación (de una no menos extraña dolencia) que todos acatan para evitar, probablemente, un mal mayor que nadie se atreve a mencionar. En este sentido, toda la novela se convierte en una sugerencia, una elusión que trata de dignificar a ojos de la protagonista esa rebeldía perfectamente domesticada que se cuela, de manera inevitable, en las magníficas dosis de ironía que salpican toda la narración. Pero su rutina, inesperadamente, se ve perturbada por la llegada de unos sobres que contienen una especie de diario escrito durante el tiempo que duró su retiro.

Los relee a ratos, refugiándose en la buhardilla, el lugar exclusivo que le pertenece dentro de la casa que comparte con su marido y su hija. Allí recupera el aliento de sus trabajos diarios y se vacía de todo lo que no está encerrado en ese cuarto propio. Respira su apretada libertad y dibuja, o al menos lo intenta, recordando los tiempos en que se dedicaba a ilustrar para algunas editoriales.

En principio, no entiende y no se entiende muy bien el sentido de esos sobres anónimos, que relaciona con un extraño personaje que conoció en su retiro, si no es el oportuno recordatorio de un encierro, de una aparente recuperación física y emocional y también de un necesario regreso a la cordura normalizadora que ayuda, sin duda, a seguir el camino elegido, pese a todo. Cuando sale de su buhardilla, abandona ese terreno de libertad y vuelve a acomodarse en lo que se considera socialmente correcto y “normal”. Sin embargo, ese mismo acomodo, ese “hacer de forma habitual cosas que detesta”, la invita a dudar de su propia normalidad, pero ¿acaso no es eso lo que hace la inmensa mayoría de la gente? El final, tan aparentemente anodino como sus rutinas, bien podría leerse como absolutamente esclarecedor.

Marlen Haushofer (1920-1970), escritora austríaca, autora de la inquietante La pared [reseñada AQUÍ para ‘LLR’ por Sara J. Trigueros y Carmen Juan, de la librería 80 Mundos], vuelve a hablarnos de soledad y supervivencia, de aislamiento y renuncias, esta vez, quizá, en una de sus formas más habituales.

  • La buhardilla
    -5%
    Titulo del libro
    La buhardilla
    Haushofer, Marlen
    9788412155143
    CONTRASEÑA EDITORIAL
    A sus cuarenta y siete años, la protagonista de "La buhardilla" lleva una vida apacible y monótona. Casada con un abogado aficionado a leer libros sobre batallas, madre de dos hijos y con un círculo de relaciones muy reducido, pasa gran parte del día sola. Durante un tiempo trabajó como ilustradora, pero hace años que se dedica en exclusiva a las tareas de la casa, aunque no po...
    En stock 24/48 h

    19,00 €18,05 €